Studiolav

Últimamente me ha dado por la repostería.
Galletas, bizcochos, magdalenas, tartaletas de hojaldre y frutas...
En ocasiones, Jaime y los amigos de Doha sufren con humor mi buena intención pero desastrosa ejecución.
Navegando por internet para coger ideas para mi siguiente dulce, encontré estos originales sellos elaborados en madera de olivo en forma piramidal para estampar diseños en galletas y pan.
El dibujo imprime dos patrones de tela icónicos, la pata de gallo y el tweed en espiga.
Piezas realizadas por el estudio de diseño multidisciplinar Studiolav, que forma parte de una iniciativa de la galería Skoufa de Atenas donde invitaron a varios diseñadores a crear y desarrollar piezas que versionaran de una forma contemporánea el "folclore" utilizando como material principal la madera de olivo.






La case de cousin paul

Volver a Doha es casi siempre un momento entre agridulce y necesario.
Las últimas semanas han sido bastante agitadas, después de seis meses especialmente largos sin ver a nuestros seres queridos en España, paseos y mucha vida casera ha copado allí la mayor parte de nuestro tiempo.
De vuelta a la rutina, cae la tarde y comienza a irse la luz. Con el sonido de fondo de la llamada al rezo y la grata compañía de restos de bizcocho casero, os enseño este pequeño tesoro traído desde Barcelona.
Paseando por el Barrio Gótico, mi hermana me llevó hasta una preciosa tienda de luminarias y  guirnaldas de luz que no conocía llamada La Case de Cousin Paul.
Para mi sorpresa me regaló esta que os muestro en imágenes.
Yo misma elegiría la composición en colores neutros, pero disponen de un gran surtido cromático, alrededor de 50 colores realizados en algodón mediante proceso artesanal.
No debería extrañar que se trate de un negocio francés, paseando por París es fácil encontrar pequeñas lucecitas en tiendas, bares o casas particulares. Otorga calidez al ambiente sin demasiado esfuerzo.
La historia de este negocio es encantadora, os invito a leerla en su página web www.lacasedecousinpaul.com






 


Fotos: Aguamarina Estudio

El tiempo entre costuras

Uno de mis recuerdo de infancia, era la máquina de coser Singer que tenía mi madre.
Con cuatro hijos, era frecuente cosernos bajos, cremalleras o realizar disfraces para carnaval.
Aprendió costura en el taller de Carmen Fatjó, en el carrer de la Portaferrissa, distrito de Ciutat Vella (Barcelona)
No muy lejos de allí...en la emblemática boutique Santa Eulalia situada en Passeig de Gràcia, mi tia Lin hacía confección a medida para la gente pudiente de la Ciudad Condal.
Por cierto, hace un par de años la mítica casa realizó una impresionante reforma de local, diseñada por el prestigioso arquitecto americano William Sofield (digno de otro post)
Y la costura llegó a mi vida el verano pasado...
Aprovechando la cantidad de telas bonitas que tenemos en este lado del planeta, tal vez era momento de aprender de mi madre un poquito de técnica.
Os dejo una pequeña muestra de cojines realizados en Aguamarina.

 
 
 
 


 
 




Restauración Cómoda

En nuestro actual destino (Doha, Qatar) los muebles locales son barrocos, realizados en madera oscura...muy opulentes. Estilo muy diferente a lo que estamos acostumbrados en Europa.
Por tanto, no es fácil localizar mobiliario para restaurar.
Pero tal vez por eso, cada pieza que hemos encontrado es para nosotros un auténtico tesoro.
Aquí os dejamos (felices) algunas imágenes de nuestra primera restauración Made in Qatar. Feliz Martes!